Pensad en un incendio… llamas, humo, calor… aspectos diversos y alejados de “frío”, ¿verdad? Pero, ¿cómo os quedáis si os digo que pueden contribuir a la formación de hielo y de una forma mayor de la que se pensaba? Vale, la pregunta tiene trampa… ¡Os cuento!

Antes de empezar al 100%, como siempre, os dejo los artículos en los que está basado este texto: «Atmospheric aging enhances the ice nucleation ability of biomass-burning aerosol» de Jahl et al, 2021. y «Biomass combustion produces ice-active minerals in biomass-burning aerosol and bottom ash» de Jahn et at, 2020 Ahora sí, ¡arrancamos!

¿De qué están formadas las nubes?

Pregunta: ¿De qué están formadas las nubes? ¿He oído vapor de agua? MEEEEEECK…. ERROR. ¡El vapor de agua es transparente a nuestros ojos! Probemos otra vez. ¿De qué están formadas las nubes? ¿He oído por gotitas de agua? ¡Uy, casi…! 

Una nube está formada por pequeñas gotitas de agua y/o cristales de hielo (ya veis por dónde voy). Ahora bien… en nuestra atmósfera no se forman sólo con agua, se necesitan unas partículas en las que el agua se quede “enganchada” en condiciones relativamente fáciles de conseguir. Además, en función de cómo sean estas partículas y las condiciones ambientales, hay más facilidad o menos a la hora de que el agua se quede “pegada” a ellos en forma líquida (formando gotitas) o sólida (cristalitos de hielo).

¿De dónde vienen estas partículas? ¡De muchos sitios! Estas partículas pueden ser polvo, sales… ¡incluso microbios! Por tanto, para modelizar las nubes, las precipitaciones… es importante conocerlas y saber qué procesos las llevan a la atmósfera. Procesos como los incendios.

Los incendios y la formación de nubes

Bueno, antes de continuar, mirad esto: entre las partículas que emiten y el calor del fuego, pueden formar su propia nube (técnicamente se llama con el tipo de nube que haya formado y el apellido “flammagenitus” y comúnmente pirocúmulo). Pero más allá de esas nubes sobre el incendio (o volcán) o su entorno, las partículas pueden esparcirse mucho más en la atmósfera y aguantar durante cierto tiempo.

La cuestión es que ya sabía que esas partículas pueden ser precursoras de cristalitos de hielo, pero su relación con la quema de biomasa no se entendía del todo y, además, se creía que con el tiempo perdían esa capacidad o no cambiaba, algo que choca con el resultado que os quería enseñar…

El equipo de la Universidad de Carnegie Mellon que ha elaborado los estudios del inicio del artículo, obtuvo que las partículas provenientes de la quema de biomasa podían volverse más apropiadas para convertirse en “núcleos de hielo” según pasaba el tiempo. A medida que estas partículas de hollín pasaban tiempo en la atmósfera, se iban oxidando y dejaban “desnudo” un núcleo mineral muy apropiado para esta formación de hielo en la atmósfera. Un núcleo que venía de la propia combustión de la materia, ¡del combustible!

¿Y esto afecta a muchas zonas? Según las estimaciones teóricas del estudio más reciente, 1m² de área quemada podría afectar a la concentración de estos núcleos en un volumen de 100.000 km² por 5 km de alto en la atmósfera.

Por tanto, los incendios podrían tener efectos muy notables en la atmósfera ¡y tal vez mayores de los que se cree tanto espacial como temporalmente! Es necesario seguir investigando para corroborar estos procesos y ver su influencia en la formación de nubes, balance radiativo…

¡Y acabo! Bueno, una vez más, hay que ver lo complicado que es nuestro sistema climático y la de cuestiones que entran en juego… Todavía nos queda mucho por saber sobre algunos procesos que están detrás de la formación de nubes y su potencial impacto en todo el mundo ¡Gracias por leer y compartir!


¿Te ha gustado? Aquí te dejo más contenidos

Ártico, incendios y zombis… ¿película de ciencia ficción?

Ártico, incendios y zombis… ¿película de ciencia ficción?

Si quisiéramos hacer una película climática, el Ártico podría ser un escenario en el que podríamos encontrar hasta zombis. ¿Ciencia ficción?
Read More

Venecia, su música y el cambio climático

Hablamos en Gente Despierta de RNE sobre mareas y cambio climático a través de la música de un lugar donde el agua es noticia cada cierto tiempo: Venecia.
Read More
Nevada en Madrid 9 de enero de 2009. Reportaje.

Nevada en Madrid 9 de enero de 2009. Reportaje.

¿Pueden 6 cm de nieve colapsar toda una ciudad? ¡Claro que pueden! Fue lo que ocurrió el 9 de enero...
Read More