En los océanos el agua se mueve por distintos motivos y forma corrientes superficiales, más profundas… pero sólo una le da la vuelta al mundo: la Corriente Circumpolar Antártica, cuyo funcionamiento es interesantísimo y su respuesta al #cambioclimático… emm, bueno, os cuento.

Como siempre, antes de arrancar al 100% os dejo el artículo en el que está basado este texto, “Ocean warming and accelerating Southern Ocean zonal Flow” Shi, JR., Talley, L.D., Xie, SP. et al.  Que podéis consultar de forma gratuita aquí. Además, la imagen inicial es de Copernicus y podéis encontrarla aquí.

Ahora sí, ¡vamos! La Corriente Circumpolar Antártica gira alrededor de la Antártida en el sentido de las agujas del reloj. Tiene que ver con los vientos de esta zona, que precisamente soplan en ese sentido, pero no completamente. En ocasiones el viento puede generar movimientos poco intuitivos y fundamentales para esta corriente en particular. Veréis, resulta que el hecho de que la Tierra gire hace que aparezca una fuerza (Coriolis) que desvía la trayectoria de las cosas. Mirad lo que pasa en el hemisferio sur:

en la primera capa del océano está el viento soplando y mueve el agua, ¡pero ésta se desvía respecto a él! Por debajo, la «segunda» capa se va a desviar respecto a la primera y así sucesivamente creando una espiral conocida como “Espiral de Ekman” (y de la que ya os hablé en este post)

Sin entrar en detalle (¡que tengo muchas cosas que contaros!), al final eso tiene una implicación muy importante: favorece que suba agua de las profundidades. Así que, como veis, los vientos del oeste en esta zona son fundamentales para mover agua ¡en profundidad!

(NOTA: Para que no parezca que me lo estoy inventando, dedico ese huequito para dejaros un libro donde podéis encontrar las explicaciones y desarrollos teóricos de todo esto que os estoy contando: “Introduction to Physical Oceanography” de Robert H. Stewart. Capítulos 9 y 13 )

Bueno, la dinámica de la Corriente Circumpolar Antártica es más complicada aún (por ejemplo, en otras zonas el agua vuelve a bajar a distintas profundidades), pero quedaos con la idea de que presenta esos movimientos verticales y es algo importante para el clima. ¿Por qué? Pues porque ayuda a repartir nutrientes, CO2, calor… Y además daos cuenta de que, estando donde está, recibe agua desde el Atlántico, el Pacífico y el Índico, haciendo como de “cocketelera” que mezcla masas de agua y las vuelve a redistribuir a los diferentes océanos.

Vamos, lo que os he dicho, que esta corriente es súper importante en nuestro planeta, así que tiene todo el sentido del mundo preguntarnos cómo evolucionará por el cambio climático. Bien, se sabe que en épocas cálidas pasadas esta corriente circulaba más rápido y en las frías más lento, por lo que cabría esperar que en el futuro (más cálido) se acelerase.

¿Y ahora? En el último informe del IPCC podemos leer que no hay evidencias fuertes de un cambio en ella. Esto lo dice con confianzas medias y bajas, lo que significa que no sabemos demasiado sobre este tema. Sin embargo, el estudio que he compartido al comienzo de este hilo llega a la conclusión contraria: la corriente se está acelerando y señala al calentamiento oceánico como principal responsable.

Figure CB7.1 IPCC SROCC

En primer lugar, este estudio empleó datos de satélite y datos hidrográficos desde 1993 así como más análisis que les permitían remontarse hasta 1979. Encontraban una aceleración significativa… Entonces, ¿por qué no se había observado anteriormente? Para esto sugieren dos posibles motivos:

  • Que tenemos observaciones desde hace muy, muy poco tiempo (¡es que los 90 fueron ayer!).
  • Que el análisis de esta corriente se había centrado en una región donde esa aceleración es pequeña.

¿Y cuál es el motivo de la aceleración? Podríamos pensar que si el motor inicial de esta corriente eran los vientos del oeste, deben ser ellos los responsables. Resulta que efectivamente se están acelerando y moviendo hacia el polo… pero según sus conclusiones ¡no son ellos!

Sus análisis con modelos apuntan a que la responsable de dicha aceleración es la diferencia de temperatura que hay entre la parte más al norte de esta corriente (aguas más cálidas) y la que está más hacia el sur (más frías). Una diferencia que está aumentando por el calentamiento global y, teniendo en cuenta que el océano va a seguir absorbiendo calor, esperan que la aceleración siga e, incluso, se intensifique en el futuro, lo que favorecería los cambios de calor, CO2 etc entre el océano y atmósfera que veíamos antes.

Woh. Este estudio es muy interesante pero, como he estado hablando con @sergimet (¡gracias!) ¿cómo debemos tomarlo? Pues el IPCC nos habla de la ciencia establecida hasta ese momento… y en este tema nos indica que hay confianzas bajas o medias, ¡no sabemos demasiado! Y con esto acabo: este estudio, por tanto, podría estar abriendo la puerta a nuevas vías de entender el mundo. Así se construye la ciencia y necesitamos seguir construyéndola ante el desafío que es el #cambioclimático.

¡Gracias a @antarcticacl, @Permafrost_UAH y @sergimet por su ayuda! Sin ellos, esta publicación no hubiera sido posible.


¿Te ha gustado? Aquí te dejo más contenidos

¿Está el cambio climático detrás de nuevas infecciones por hongos?

¿Está el cambio climático detrás de nuevas infecciones por hongos?

La historia de un hongo descubierto en 2009, resistente a los medicamentos antifúngicos y que podría estar relacionado con el cambio climático
Read More
A veces el viento no manda del todo…

A veces el viento no manda del todo…

A ver, ¡pregunta! Imaginad que estáis flotando en una barca en el océano Ártico viendo un iceberg enfrente y el...
Read More
La salud de los océanos: más allá de la basura

La salud de los océanos: más allá de la basura

El 8 de junio se celebra el Día Mundial de los Océanos. Aprovechando este día, echamos un ojo a algunos retos a los que se enfrentan.
Read More